Por qué no interesa la historia de la ciencia

Un pequeño trabajo de campo por las librerías nos muestra enseguida algunos hechos básicos:

  1. Los anaqueles están inundados de libros de historia. Yo entiendo poco, pero me parece que hay muchos libros buenos.
  2. De ciencia también hay bastantes libros; menos, ciertamente, y me parece que no tan buenos (quizá porque entiendo más).
  3. Y luego está la intersección: la historia de la ciencia. Aquí normalmente no hay nada.

Por qué tendrían que tener estos dos conjuntos intersección nula no es evidente: al fin y al cabo, abundan los libros de historia de la filosofía, y no digamos los de historia del arte…

¿Por qué no interesa la historia de la ciencia? Sospecho que hay dos razones. Una es que los aficionados a la historia se consideran “de letras”. Posiblemente no les gustaron las ciencias en el colegio, las miran con un poco de aprensión (“no son lo mío”) y no las ven como parte del mundo de la cultura, que es el que les interesa. Mientras que “los de ciencias” son a veces su imagen especular: les aburrieron las letras en el colegio, la historia les parece una sucesión de hechos caducos y creen que es la ciencia la que les enseña cómo funciona de verdad el mundo.

Los amantes de la historia y los de las ciencias viven así en mundos separados, se dan mutuamente la espalda.

Pero hay una segunda razón: seguimos disfrutando de la pintura de Velázquez o de la música de Bach, pero ¿qué nos aportan la astronomía de Kepler o la óptica de Newton? Lo que tenían de correcto y útil ya ha sido incorporado en las teorías actuales; su interés parece, como mucho arqueológico. Por eso, en todas las facultades de Filosofía o Bellas Artes se estudia la historia de sus disciplinas, pero es excepcional encontrar una asignatura de historia en una carrera de ciencias.

Este desinterés es un error, y surge de un error más básico: una concepción equivocada de lo que es la ciencia. Suele verse como un repertorio de verdades inequívocamente probadas (“científicamente probado”, dicen siempre en los anuncios). Si es así, las viejas teorías que han sido superadas no son más que antiguos errores que donde mejor están es en la basura.

Pero la ciencia no es un catálogo de hechos ciertos ni un vademécum de resultados. La ciencia es un método: un proceso, una dinámica, una manera de acercarse a la realidad. Y si es un proceso, nada nos puede enseñar más sobre ciencia que el conocer y comprender cómo ha sido ese proceso: es decir, su historia.

Lector: ¿De eso trata “De Tales a Newton”?

Autor: Sí. De eso y de más cosas.

Anuncios

  1. Sergio7F1

    Suscribo su, “creen que es la ciencia la que les enseña cómo funciona de verdad el mundo.”, pero no lo de caduco.
    Yo pienso que quiza no se repara tanto en la historia de la ciencia porque al fin y al cabo, esta epoca en la que vivimos en que van tan rapido los avances cientificos y que es una carrera espectacular en un monton de disciplinas cientificas, que los cientificos, estudiantes de ingenieria o gente que pueda estar en contacto tecnico con la ciencia, no repara en esa historia salvo por mera curiosidad y dedicacion del tiempo libre, y eso es lo dificil. Por que, en cierta forma, se apela a la historia de los cientificos con sus demostraciones, el como llegaron a sacar tal o cual expresion, y dejando la misma grabada con su nombre. Y una vez se hace esto, y que ha sido validada una teoria u otra, sirve simple pero trascendentalmente, para seguir avanzando en busca de mas conocimiento a traves de todas esas expresiones, formulas y demostraciones que han sido validadas y cuyos titulos han quedado grabadas con el nombre del pensador. Lo cual no es de menospreciar.

    Pero por otra parte, nunca esta mal saber las circunstancias e historia en la que llegaron a dichos pensamientos algunos genios. Tarea dificil de conseguir bajo mi punto de vista, y por lo que he podido leer, sera uno de los objetivos de la asignatura… jeje. Por tanto, nos veremos por alli.
    Pd: La locura y la genialidad estan separadas por una fina linea. Y en cierta forma, ser un genio en una disciplina tecnica y poder obtener las barbaridades que obtenian antes con apenas herramientas, es una locura xD.
    Saludos.

  2. JuanMS

    Sergio, gracias por el comentario, y me alegro de saber que este curso la asignatura va a tener al menos un alumno 🙂

    En efecto, a la historia se le suele dar un pequeño hueco en las asignaturas de ciencias… aunque el hueco no va más allá de “grabar su nombre” en tal o cual ley o teorema, y eso sirve de poco (además de que muchas veces la atribución es errónea). Lo interesante de conocer la historia es que nos puede ayudar a pensar por nosotros mismos. La historia de la ciencia está llena de auténticos genios que tendrían mucho que enseñarnos, pero es difícil aprender a pensar de nuestros contemporáneos como Hawking o Higgs, porque su ciencia es inaccesible a todos los que no sean especialistas. Sin embargo sí podemos aprender mucho de Galileo o Newton, porque el contenido de lo que descubrieron está a nuestro alcance. De eso se habla libro y hablaremos en el curso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s