Mirando al cielo desde Ávila (I): Estrellas y constelaciones

[Este post y los siguientes están basados en la charla que di en Ávila la noche del 11 al 12 de julio, a los participantes en el proyecto cultural Crossing Stages, cuyo objetivo es “establecer puentes de encuentro en la sociedad contemporánea, especialmente entre los jóvenes, a partir de la reinterpretación de la mitología europea”.]

7456438656_39d7a984a9_b

Durante esta semana que habéis pasado en la ciudad de Ávila habéis estado recreando los mitos y reviviéndolos en el mundo actual. Eso puede no ser fácil, porque nuestras ciudades, nuestra vida cotidiana, son muy distintos de los de la Grecia clásica. La Tierra ha cambiado mucho desde entonces. Sin embargo, hay algo que sigue igual, inmutable: el cielo. El cielo que vemos hoy es exactamente el mismo que veían los griegos. Así que quizá sea más fácil revivir el mito mirando al cielo que mirando a la Tierra.

Y sin embargo, fue mirando al cielo como se fue desarrollando el embrión de lo que habría de ser la visión científica del mundo, que acabó desplazando al mito. Fue una aventura muy larga y a veces muy compleja, pero sus primeros pasos son fáciles de entender, y es lo que quiero que hagamos esta noche, mientras miramos al cielo.

Tenemos primero que acostumbrarnos, porque hoy casi nunca miramos al cielo de noche. Cuando lo hacemos, apenas vemos nada, porque las luces de nuestras calles nos deslumbran y no nos dejan ver las estrellas. Hay que salir de la ciudad, como hemos hecho hoy, para empezar a apreciar la majestad del cielo nocturno. Habría que irse en realidad mucho más lejos, porque aquí todavía tenemos mucha contaminación lumínica y el cielo que vemos, aunque sea el mismo, es mucho menos impresionante que el que veían los griegos todas las noches.

Aun así, vamos a hacer un esfuerzo de imaginación, situarnos mentalmente en la Grecia del siglo VI antes de Cristo, y olvidar todo lo que sabemos de astronomía, para limitarnos a mirar con atención y hacernos preguntas sobre lo que vemos.

Las estrellas

Ahora que nuestros ojos se han acostumbrado a la oscuridad, ¿qué vemos?

Estrellas. ¿Y qué son las estrellas? Hoy sabemos que son otros soles, situados a muchos miles de millones de kilómetros… ¡pero ese tipo de cosas es justamente lo que tenemos que olvidar cuando miramos al cielo esta noche! Tenemos que limitarnos a lo que vemos. Lo único que vemos son puntos brillantes, y de momento eso es lo que las estrellas van a ser para nosotros, muchos puntos brillantes ¿Cuántos? Ahora se ven a simple vista varias docenas, quizá cien puntos. Si no hubiera luna llena podríamos ver quizá doscientos. Pero en una noche despejada desde un lugar lejos de las ciudades, sin contaminación lumínica, podemos ver unos 4000.

Eso es lo que vio Abraham según cuenta el Génesis (15:5): El Señor llevó a Abraham fuera de su tienda, y le dijo: “Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si puedes”, Y añadió: “Así será tu descendencia”.

Es una visión grandiosa aún hoy para nosotros, que estamos acostumbrados al cine y saturados de imágenes. Tenemos que hacer un esfuerzo para imaginar la impresión que para los antiguos, ajenos a todo esto, suponía ver cada día el espectáculo de la noche estrellada sobre sus cabezas.

La estrella polar. Constelaciones

Pero no vamos a limitarnos a sentir sobrecogimiento por ese cielo con miles y miles de estrellas. Cuando uno pasa un tiempo suficientemente largo mirando esos puntos brillantes, observa una cosa muy llamativa: se mueven. Y se mueven de una manera muy particular: giran.

El centro de ese giro parece ser una estrella, la Polar. Vamos a ver si la localizamos en el cielo. Lo primero que hay que hacer es localizar una referencia: ese arco de cuatro estrellas, bastante brillantes que están allá arriba. Esas estrellas son la cola de la constelación de la Osa Mayor. No esperéis ver una osa, porque en realidad lo que vemos tiene forma de carro, de cucharón o de cazo. Ese arco de cuatro estrellas es el mango, y el cazo propiamente dicho lo forman cuatro estrellas que están en los vértices de un trapecio. Pues bien, si os fijáis en las dos estrellas de abajo del cucharón, y prolongáis la línea imaginaria que forman unas cinco veces la distancia que las separa, encontraréis la Estrella Polar. No es la más brillante del cielo, pero se ve bien.

La estrella polar está en el extremo de otra constelación que tiene una forma similar a la de la Osa Mayor, pero más pequeña, cabeza abajo, y con estrellas mucho menos brillantes: la Osa Menor. Acabamos de ver cómo, en cuanto queremos orientarnos entre las estrellas, las agrupamos casi sin querer en constelaciones. En realidad, hay muchas maneras posibles de agruparlas, y civilizaciones distintas lo han hecho de maneras diversas.

Nuestras constelaciones son las de los griegos, y a su vez ellos las tomaron de los babilonios, que son los padres de la astronomía. Pero a menudo, los griegos asociaron mitos propios a esas constelaciones, y de ahí vienen sus nombres. Por ejemplo, la ninfa Calisto fue seducida por Zeus, que la dejó embarazada. Cuando Hera, la celosa esposa de Zeus lo descubrió, se enfureció y la convirtió en oso. Otros dicen que lo hizo Zeus, para ocultarla de Hera[1]. El caso es que el hijo que tuvo, Árcade, se encontró con ese oso y levantó su espada para matarlo, pero Zeus intervino para impedirlo, convirtiéndole a él también en oso. Calisto es la Osa Mayor y su hijo la Osa Menor. “Oso” se dice arktos en griego, y como la Osa Menor indica el norte, a las regiones más al norte las llamamos Ártico. Si prolongamos la cola de la Osa Mayor (o el mango del Gran Cucharón) encontramos una estrella muy brillante, la más brillante del cielo que vemos ahora. Es Arturo, que significa “Guardián de las osas” (arktos + ouros).

[1] Wikipedia.es, Wikipedia.en, Isaac Asimov, Las palabras y los mitos, p60.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s