Explorando el Exploratorio

El Exploratorio del Museo de las Ciencias de Valencia es un espacio del primer piso, oscuro y lleno de gente, en el que se acumulan los experimentos interactivos en los que está “prohibido no tocar”: el corazón de todo museo de la ciencia desde que Frank Oppenheimer creó el Exploratorium original en San Francisco.

Dos imágenes del Exploratorio del Museo de las Ciencias de Valencia

Cada experimento tiene una breve explicación e invita a realizar una actividad. Y aquí empiezan los problemas. La mayoría de las explicaciones no se entienden, hablan de cosas que faltan o no se corresponden con lo que ocurre.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por ejemplo, lo primero que se encuentra uno es un montaje de tres espejos en ángulo recto (arriba). El cartel se titula “EL OJO ARRINCONADO” y dice “El retrovisor te tiene arrinconado. Reenvía la luz por donde vino”. A continuación, cuenta lo que hay que hacer (en verde cursivo, mis reacciones):

Observa y experimenta:

Cierra un ojo. Mira hacia el ángulo donde convergen los tres espejos. Mueve la cabeza y fíjate en que la pupila de tu ojo abierto siempre apunta hacia dicho ángulo. [Hago esto y sí, aunque se ve muy mal con la oscuridad, parece que mi pupila se mantiene en el rincón, pero no me parece sorprendente.]

Abre los ojos. La esquina te parecerá más cercana del ojo que tengas más fuerte o dominante. [No lo entiendo bien ¿Se supone que tengo que ver el rincón donde confluyen los tres espejos más cerca de un ojo que de otro? No noto nada.]

Ves tu imagen invertida y al revés de la imagen normal reflejada en un espejo. Es que estás viendo una cadena de tres reflexiones. [La frase es confusa. Todos los espejos invierten la izquierda y la derecha. Lo que veo es mi imagen cabeza abajo (de hecho, se me ve en la figura, sujetando la cámara de fotos). No sé si se refiere a eso cuando dice “al revés de la imagen normal reflejada en un espejo”. Por lo demás, la imagen tiene también invertida la izquierda y la derecha.] Mira el reflejo de la llave en un espejo convencional. [¿La llave? No veo ninguna llave. Y no sé qué quieren que vea ni dónde hay que verla reflejada.]

Como ven, la experiencia es un tanto frustrante. Y lo triste es que es un experimento curioso y que merece realmente la pena. Hay aquí un fallo de base: quieren que nos sorprendamos de que vemos nuestro ojo siempre en el rincón, aunque nos movamos, pero eso no nos sorprende. Es verdad que cuando nos movemos ante un espejo convencional la pupila reflejada se va moviendo. Pero normalmente no somos conscientes de ello. Para darnos cuenta de que hay algo raro en el espejo triple, deberían habernos pedido antes que hiciéramos lo mismo en un espejo convencional: así nos daríamos cuenta de que, si nos ponemos de manera que veamos nuestra pupila sobre una marca en el cristal, en cuando nos movemos la pupila cambia de sitio.

El comportamiento raro del espejo triple (que, por cierto, se llama retrorreflector de esquina) se hace sin embargo evidente si lo que hacemos no es movernos nosotros sino mover el espejo. Entonces, intuitivamente esperamos que dejemos de vernos reflejados. Y es una sensación muy extraña ver que, aunque giremos el retrorreflector, seguimos viéndonos.

Pero vamos ahora con la explicación:

¿Qué sucede?

El retrovisor arroja luz de un espejo a otro hasta que vuelve a reflejar la dirección de la que provenía. [¿“Vuelve a reflejar la dirección de la que provenía”? Esta frase es ininteligible.] Como los únicos haces que tu ojo puede interceptar te llegan por el espejo que está junto a la esquina, tu ojo siempre parece estar en el rincón. [Sigue sin entenderse nada: ¿de qué espejo hablan? ¡si están todos junto a la esquina!]

Los espejos convencionales son un cristal al que se le aplica una capa de pintura metálica en su parte posterior. Por eso además de la imagen del espejo se puede apreciar la sombra de otra imagen producto del reflejo del propio cristal. Los tres espejos centrales tienen esta capa de pintura en su parte superior anulando el efecto del cristal. [Vale, pero esto desvía la atención sobre otro tema que no tiene nada que ver con la idea del experimento.]

Después de leer esto, nos hemos quedado del todo a oscuras. Y sin embargo el funcionamiento del retrorreflector se entiende bien con dibujo sencillo que se encuentra, como no, en la Wikipedia:

800px-Corner-reflector.svg

Si tenemos dos espejos formando 90º y perpendiculares al papel, las leyes de la reflexión implican que un rayo que incide en el plano del papel, sale reflejado siempre en la misma dirección en la que ha entrado. Por eso, aunque giremos el conjunto, mientras los espejos formen 90º, los rayos vuelven por dónde han venido y nos seguimos viendo reflejados. El retrorrefector real tiene tres espejos en vez de dos para que esto ocurra con rayos de cualquier ángulo, no sólo los contenidos en el plano del papel (la geometría es un poco más complicada en ese caso, pero la idea es la misma).

474px-Corner_reflector3D.svgY finalmente, el párrafo en el que se explican las aplicaciones…:

¿Y qué?

Los retrovisores angulares permiten retroproyectar una luz sobre su fuente. Los retrovisores de los coches, de las bicicletas y de las marcas viales de las autovías se componen de pequeños reflectores angulares para que la luz se refleje sobre el conductor [¿Los retrovisores de los coches? Yo juraría que son espejos normales… ¿y tienen que reflejar la luz sobre el conductor? No se entiende.]

En realidad a lo que se refieren aquí no es a los “retrovisores” sino a los “retrorreflectores” que todos hemos visto en las bicicletas y en los coches:

800px-Red_Bike_Reflector

Están formados por un panel de pequeños retrorreflectores de esquina, de manera que la luz que incide sobre ellos siempre es devuelta a quien la emitió: siempre brillan, con independencia de cuál sea el ángulo que forman con el haz del faro del coche que viene detrás. Si en vez de estos ingeniosos inventos tuvieran espejos normales, sólo devolverían la luz cuando su superficie estuviera perpendicular al rayo… lo que sería completamente inútil.

*

En fin: la tarea de deconstruir cada experimento de la exposición sería agotadora, así que me disculparán que me quede en el primero… Sin embargo, hay uno que me resultó fascinante, así que no puedo evitar dedicarle un post más: el siguiente.

Anuncios

  1. Sergio7F1

    Excelente corrección Juan. A la vez que vas avanzando en la lectura, sientes mas vergüenza por todo eso que se promociona tan bien y sobre un envoltorio tan bonito, cuando lo principal del asunto lo dejan en manos de vete a saber quien, y cae en la inutilidad mas absoluta. Y lo que es peor, llevándose todo aquel que ose a probarlo, una decepción, o un “pues muy bien, y ya esta. Vaya m…?”. No estaría mal que no dejaras esta corrección simplemente en tu blog, y la pudieras mandar al museo a través de algún email de contacto o similar que puedan tener. Al menos, podría caber la posibilidad de que haya un desatino menos en un lugar que esta para demostrar la utilidad y fascinante temática científica, y no para todo lo contrario. Al fin y al cabo, estamos en… España.

  2. JuanMS

    Pues lo voy a mirar, Sergio, gracias por la sugerencia. Hacer un buen museo de la ciencia es muy difícil, pero si lo que haces es gastarte el dinero en el envoltorio y no en el contenido (y en lo más importante: el personal para mantenerlo y para mejorarlo continuamente) pues es imposible que salga nada bien. Precisamente ponía el post sobre el museo de San Francisco antes para resaltar el contraste: allí empezaron no empezaron la casa por el tejado (el museo por el edificio) sino que fueron a lo esencial y se lo pensaron muy bien. Pero está claro que estamos en España…. y además aquí no tenemos un Frank Oppenheimer (si lo tuviéramos, por otra parte, nunca llegaría a dirigir un museo de la ciencia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s