La física en la ESO (I): El primer contacto

Cuando se discute sobre la enseñanza –en general-  y la de las ciencias –en particular-, suelen salir a relucir tantos problemas que lo normal es acabar sin saber a qué carta quedarse, y  con la sensación de que esto falla por todos los lados. El tema es recurrente en los medios de comunicación, y las soluciones que nos presentan pasan invariablemente por dos lugares comunes. Uno, que el profesor abandone de una vez la obsoletísima clase magistral y se convierta en un facilitador de contenidos y un gestor de dinámica grupal (me lo estoy inventando, pero seguro que les suena la música). Y dos, que hay que introducir más tecnología: usar pizarras digitales, tabletas en lugar de libros, hacer los deberes vía web, etc.

Curiosamente nunca se menciona algo que debería ser obvio: que se expliquen las cosas con lógica y claridad.

Sospecho que a esos pontífices de la pedagogía que entrevistan en los dominicales de los periódicos no se les ha ocurrido ponerse  a estudiar un libro de física de la ESO. Yo sí lo he hecho.

El primer contacto serio que tienen nuestros alumnos con la física es en Segundo de la ESO. El programa de Ciencias de la Naturaleza consta, a grandes rasgos, de dos mitades: biología y física (más un poquito de geología y química). En el libro que estudió mi hijo, el primer tema de física se titula “Movimientos y fuerzas” y comienza con esta doble página:

[Click para ampliar]

[Click para ampliar]

Bonita, ¿verdad? Cada tema se abre con una doble página similar: Un total de 28 páginas sin contenido, que podríamos eliminar sin que se perdiera nada, haciendo el libro un 10% más ligero…

Lector: Pero, un momento. Creo que está usted un poco gruñón. Aquí sí que hay contenido: se cuentan una serie de cosas que sirven de introducción al tema y seguro que son motivadoras e informativas… ¿o no?

Autor: Hombre, me alegra saber que no estaba hablando solo… Pues mire, precisamente estaba siendo caritativo, porque si elimináramos esta doble página lo que perderíamos serían dos o tres errores conceptuales y alguno sintáctico. Léala con atención y a ver qué me dice.

L.: Pues a ver… Hombre, por ejemplo aquí…:

1_PortadaMovimiento_detalle1

…eso de “tanto los movimientos de los objetos como sus variaciones” no me suena bien: parece dice que las variaciones de los objetos las producen las fuerzas. Me imagino que se refiere a las variaciones de los movimientos, pero el concepto de “variación de un movimiento” no me parece muy claro. De todos modos, aunque esté un poco mal expresado, no parece un error conceptual, ¿no?

A.: Efectivamente, el “sus” se refiere a “movimientos” y no a “objetos”. Una torpeza sintáctica poco afortunada porque induce a error. Y “variación del movimiento” sólo puede significar aquí “variación de la velocidad”. Pero eso lo sé porque sé lo que está queriendo decir, no porque el texto lo deje claro.

Para colmo, en el párrafo siguiente leemos:

1_PortadaMovimiento_detalle2
¿Ve? La redacción es muy mala, pero parece que “cambios” se refiere a “objetos”: la fuerza cambia a la arcilla. Así que habría que interpretar que lo que cambian las fuerzas es a los objetos y no al movimiento de los objetos.

De todos modos esto no es lo auténticamente grave. Lo peor es que en primer parrafito que hemos copiado hay un error conceptual mayúsculo.

L.: ¿En serio que lo hay? Deme alguna pista…

A.: Usted ha leído De Tales a Newton, así que a lo mejor recuerda  cómo explicaba el movimiento Aristóteles, y qué cambió luego con Galileo…

L.: Aristóteles decía que “todo movimiento requiere de un motor”, que venía a ser lo que nosotros llamamos fuerza, pero Galileo demostró que en realidad no era así, porque los cuerpos también se pueden mover por inercia.

A.: ¡Muy bien! Desde Galileo sabemos que no hace falta que haya fuerza para que haya movimiento:  puede que la fuerza valga cero, pero la velocidad sea muy grande. Para lo único que hacen falta las fuerzas es para modificar la velocidad. Es lo que se llama el principio de inercia, y podría decirse que con ese descubrimiento fundamental comienza toda la física moderna.

Bueno, pues fíjese como comienza el estudio de la física para nuestros alumnos; lea otra vez la frase:

1_PortadaMovimiento_detalle1

L.: Creo que ya lo tengo: aquí dice que “los movimientos de los objetos los producen las fuerzas”. ¡Eso va contra el principio de inercia!

A.: ¿Qué le parece? ¡La primera en la frente!  Lo que quieren decir los autores del libro es que para poner en movimiento un objeto hace falta una fuerza. Pero eso es así porque en ese caso cambia la velocidad: si pasa de tener un valor cero a otro distinto de cero, eso requiere una fuerza. Pero es la “variación de movimiento” (por usar la confusa expresión de los autores) y no “el movimiento” lo que es producido por una fuerza.

L.: Está claro que lo que pone es incorrecto, pero quizá no sea para tanto, ¿no? Seguro que los alumnos no se han dado cuenta del detalle.

A.: Pues es importante, primero porque demuestra que se está escribiendo con descuido y eso no ayuda precisamente a que el lector entienda las cosas. Pero hay una razón más de fondo. Los chicos y chicas que empiezan a estudiar física no son como una pizarra en blanco en la que el profesor puede escribir lo que quiera, sino que traen ideas preconcebidas  de “física intuitiva” (el nombre técnico es física naíf y es un campo de investigación muy activo para los científicos cognitivos). Estas ideas de física intuitiva tienen precisamente mucho en común con la física aristotélica, y oponen una resistencia a los conceptos newtonianos (y galileanos) que se les quiere enseñar. Ese es uno de los grandes problemas que tienen los alumnos para entender la física. Y resulta que aquí, en su primer encuentro con la materia, un párrafo torpemente redactado los induce a ratificarse en sus prejuicios aristotélicos. Pero es que esto no es todo…

L.: Recuerdo que dijo que había más errores conceptuales.

A.: Pues sí, el post ya es muy largo y no quería ponerme pesado. Pero ya que me lo pregunta, le dejo un par de fotos para que usted mismo lo vea:

1_PortadaMovimiento_detalle3

¿¿De verdad que no hay gravedad en una nave espacial que orbita la Tierra??¿¿O los astronautas flotan por otra razón??

Y para acabar:

1_PortadaMovimiento_detalle4

En una ducha, las gotas salen con una velocidad inicial, que depende de la presión del agua. Si apunta hacia abajo, las gotas se van mover hacia abajo incluso en ausencia de gravedad. De todos modos, esto es peccata minuta en comparación con lo anterior…  y con lo que queda, porque en el próximo post seguimos estudiando el libro.

Anuncios

  1. Galefod

    Cierto es todo lo dicho por Vd. Juan M. Poco cuidado se tiene en los textos aprobados por las Juntas, sean de Andalucía u otras, en los textos que debían ser cuidados con exquisitez. Sin embargo priman los intereses editoriales y que el alumno, y sus padres, no vean los libros como mazacotes. Y así se imprimen páginas de imágenes sin contenido, o sin la coherente expresividad que deberían tener. Es difícil hallar textos sin errores de concepto especialmente en Física.

  2. JuanMS

    Gracias, Galefod. Escribir un buen libro es muy difícil, pero aún así hay libros de texto que han llegado a ser clásicos (a bote pronto: el de Física Conceptual de Hewitt, o el Tipler). Lo que pasa es que esos libros tenían muy claro su planteamiento docente desde el principio y luego se han ido puliendo, evolucionando hacia la perfección en cada edición gracias a la retroalimentación de los alumnos, manteniendo una unidad de concepto (la calidad de un libro suele ser inversamente proporcional al número de autores)… Nada de eso pasa en los libros de la enseñanza media, que están escritos deprisa y corriendo, por muchos autores que no tienen tiempo ni ganas de coordinarse, y que cada año se cambian pero no para irse puliendo sino por intereses comerciales o porque cambia la ley y aunque sea un detallito, hay que hacer el libro nuevo.

    El sistema de los libros de texto en enseñanza media es un disparate, y me gustaría saber qué tipo de revisión se les hace en las Consejerías de Educación para darles el visto bueno… Ante la avalancha de editoriales y los cambios constantes no creo que tengan tiempo de leerse los libros con un mínimo de atención… ni aún en el caso de que de verdad tuvieran voluntad de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s