Tema 5: El cielo, de Aristóteles a Copérnico

Para facilitar el estudio de este tema, aquí tenéis un vídeo:

Podéis dejar aquí comentarios, observaciones, preguntas… todo lo que penséis que puede aclarar cuestiones o aportar algo a los demás.

  1. Pablo Rodríguez Serrano

    Como bien comentamos en clase y que fue algo que a mi personalmente me llamo bastante la atención, debido a lo equivocado que estaba, es que ya Aristóteles afirmó que la Tierra era redonda. Parte de mi error viene fundamentado por el mito de la Tierra plana que se desarrollo durante la Europa Medieval. ¿Pero de dónde viene esta creencia realmente y en que se basa? Bien, desde el principio de la Antigüedad clásica ya había autores que tenían esta creencia. También se unían a esta creencia filósofos como Tales de Mileto. La idea que tenía de que lo común hasta la edad media era desconocer la esfericidad de la Tierra es un pensamiento muy extendido. Aunque es cierto que durante esta época los niveles de analfabetismo eran muy grandes no quita que se conociese esto como bien hablamos de esto en clase. Se sabe que esta falsa idea que tenemos viene en parte dada por el cine actual, en películas como 1492: La conquista del Paraiso ( https://www.filmaffinity.com/es/film563532.html) se ve como Colón le explica a su hijo que no existe un abismo que delimita el contorno de la Tierra sino que esta es plana. En muchos otras películas no tan acertadas como estas se deja ver a una sociedad muy retrasada intelectualmente a como eran en realidad y dan a entender que estos conocimientos no son conocidos aún. También es cierto que por esa época la religión ejercía una muy fuerte influencia sobre los campesinos así que no distaba mucho de la realidad que en algunos casos se pensara así. De esto me surgen dudas sobre como es posible que si hace tantos años la gente ya supiera de esto, ¿como es posible que ahora halla tanta gente, y los más preocupante influyentes como son jugadores de la NBA como
    Shaquille O’Neal o Kyrie Irving, que piensen así?. Aquí dejo un vídeo que me hizo mucha gracia sobre un encuentro entre terraplanistas (https://youtu.be/mEAMqxNNO2U)
    Fuentes:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Tierra_plana
    https://thales.cica.es/rd/Recursos/rd98/Astronomia/03/ast_gr-arist.html

  2. Carlos García Blanco

    De los trabajos y estudios de Aristarco únicamente han perdurado sus estudios sobre los tamaños y las distancias del sol y de la luna. En donde nos habla de la teoría geocéntrica sin embargo sabemos que Aristarco redactó otros libros en el que hablaba del modelo heliocéntrico, pero se debió destruir en alguno de los incendios sufridos en la Biblioteca de Alejandría.
    Por lo que se podría decir que Aristarco (310-230 a.C.) fue el primer pensador que dio a conocer la teoría heliocéntrica. Pero esto no está expresado en sus obras sino en comentarios de otros escritores posteriores como Arquímedes o Plutarco
    Las observaciones realizadas por Aristarco fueron durante el solsticio de verano y describió un método para calcular el año solar.
    LUNA—————————————————SOL
    |
    |
    TIERRA
    (LA LUNA y EL SOL ESTÁN ALINEADOS Y PERPENDICULARES A LA TIERRA )
    Cuando la Luna se encontraba en el primer o ultimo cuarto (justo cuando mide 90º), Aristarco midió el ángulo entre la luna y el sol. Una vez conocida Beta(87º según Aristarco,89.5º en la realidad) podía resolver el triángulo de la figura.
    Aunque Aristarco utilizó una geometría correcta, los datos que el mismo tomó no eran muy exactos que digamos, y su resultado fue que el sol se encontraba unas 20 veces mas lejos que la luna. Cuando en la realidad el sol está 400 veces más lejos que esta.
    Y como desde la Tierra los tamaños de la Luna y el Sol son muy semejantes Aristarco concluyó que los diámetros de estos debían se proporcionales a sus distancias correspondentes a la Tierra así que concluyó con que el Sol era unas 20 veces más grande que la luna. Cuando ahora se sabe que el Sol son unas 400 veces el tamaño de la luna.
    Aunque los datos de Aristarco estuvieran todos mal tomados, todos los razonamientos descritos previamente eran completamente correctos. Ya que si realizamos los cálculos que el realizó en el 300 a.C. con unos métodos mucho más exactos, las correlaciones que el describió se cumplirían perfectamente.
    Ya que el relacionaba la distancia a la Tierra de los astros con sus diámetros correspondientes y las proporciones angulares realizadas para obtener el ángulo beta también eran correctas ya que las suposiciones de la posición de la luna con los cuartos de esta también era acertada.
    Y habría que esperar hasta el siglo XV para desenterrar la teoría Heliocéntrica rescatada y redactada por Copérnico el cual obviamente aunque en sus estudios no lo mencione se basó en el modelo de Aristarco para establecer el suyo.

    Fuentes:
    https://www.astronomia-iniciacion.com/aristarco-de-samos.html
    http://www.culturaclasica.com/?q=node/1305
    http://www.archimedestub.com/2018/05/24/copernico-y-aristarco-de-samos/

  3. Anoy Chowdhury Kamrun

    Arriesgándome a tirar por el lado más filosófico, me gustaría comentar el Pragmatismo:
    Lo hemos mencionado en clase, la Edad Media no era tan oscura como se piensa, los intelectuales no solo se dedicaban al vudú y la alquimia, rechazaban el Giro Copernicano por contradecir a las leyes aristotélicas del movimiento natural (no se le puede llamar física si no es una ciencia) además de insinuar que la Tierra era un planeta más, viajando a velocidades salvajes por el cosmos.
    Que la Tierra se mueva también desafía a las leyes vigentes, ya que Aristóteles no concebía la existencia del vacío, entonces todo cuerpo moviéndose debería percibirse desde su superficie por el viento o lo que fuera el éter del espacio que estábamos atravesando a la friolera velocidad de 29,8 km/s (respecto al sol).
    Y se dio un momento de carrera pragmática: Veamos quién es más útil. Vamos a predecir eclipses, alineaciones, retrogradaciones… ¿quién lo hace mejor?
    La teoría copernicana (persistiendo en MCU) seguía siendo menos precisa que la de los ecuantes, pero solo unos genios podrían ver la ventaja potencial que traía. ¿Y si le sumamos epiciclos menores? En este momento, sea cual fuere el resultado, la ciencia había perdido la batalla (pero no la guerra), pues la teoría vigente se complicaba más y más, adelantando entender que no era la adecuada, y la teoría opositora se contradecía a sus propios principios (al quitar ecuantes, pero añadiendo epiciclos). Y, ¿lo más importante? ¡Que daba igual! Los astrónomos ya estaban hartos de tanta dogmática y filosofía.
    Nace así el pragmatismo (hermana pequeña del Empirismo), con el siguiente axioma: La filosofía y el conocimiento científico tienen un propósito principal: detectar y satisfacer necesidades.
    Si un físico explica el movimiento de una pluma en caída libre, cualquiera podría rebatir su teoría viendo si no se cumple aplicándola sobre un elefante cayendo sobre un volcán. La física tiene la responsabilidad de responder ante toda la naturaleza a lo largo de todo el universo, (pero si desafías las leyes de la física vas a Estocolmo a recoger tu premio nobel).
    Pero si un ingeniero explica cómo calcular los ladrillos necesarios para construir una torre (al más estilo Antiguo Egipto), nadie negará su integridad aplicándolo sobre un puente. La ingeniería tiene la responsabilidad CIVIL de ser precisa y no se le pide más explicaciones.
    Como definirá más tarde Galileo: las teorías científicas sólo tienen verdades provisionales, mientras que lo que se descubre como mentira, se desmiente permanentemente. Y los astrónomos estaban descubriendo los obstáculos de su eterno camino a base de derrotas y fracasos. Es comprensible que en un momento de debilidad sacrifiquen el infinito horizonte al que apunta la ciencia, para pararse y mirar al suelo, aplicando el pragmatismo. Supongo que estaríamos todos de acuerdo en que la ingeniería es muy útil, pero no aporta conocimiento, mientras que las ciencias se esfuerzan por aprender el lenguaje de la naturaleza del universo. Pero me gustaría terminar presentando un dilema:
    ¿Y si el universo termina siendo tan complejo que se nos quede demasiado grande entenderlo?
    ¿No terminaríamos siendo pragmáticos a la hora de adquirir conocimiento, incluso?
    Dicho con un ejemplo: Si mañana descubrimos que la Tierra no gira al rededor del Sol, ni el Sol alrededor de la tierra, sino que giran sobre sí mismas describiendo curvas dinámicas de hidro-magnetismo, influenciado por la teoría de cuerdas con componentes cuánticos, creando su propia línea temporal y su propia dimensión, dando una falsa percepción de lo que conocemos hoy en día… ¿Importaría acaso? ¿No seguiríamos, simplemente, creyendo y calculando tal y como lo vemos hoy?

    PD: El pragmatismo realmente nace en el siglo XIX, pero se aprecian sus primeros pasos desde finales de la Edad Media.

  4. SERGIO RODRIGUEZ VIDAL

    Como hemos estudiado durante este curso, Hiparco de Nicea tuvo unas grandes aportaciones en la ciencia, principalmente en astronomía, geografía y matemáticas. Fue el primero en elaborar un catálogo de estrellas, que daba la posición de 850 estrellas en coordenadas eclípticas. Se ayudó de un teodolito, que permitía observar ángulos y magnitudes. Otra importante medición fue la distancia entre la Luna y la Tierra, 30 veces el diámetro terrestre medido por Eratóstenes, lo cual resultó muy preciso (384000 km).
    Hiparco se caracteriza porque inventó y perfeccionó diversos aparatos que le permitieron ser más exacto y preciso en sus observaciones y mediciones. Para Hiparco, como para todos los astrónomos y matemáticos de la época, fieles al pensamiento platónico, el mundo de los astros, divino y eterno, está gobernado por leyes racionales y el único movimiento racional y perfecto era el movimiento circular uniforme. La tarea de los astrónomos de la época era demostrar que los fenómenos celestes siguen este movimiento.
    En primer lugar, Hiparco se dio cuenta de que era muy importante determinar el tiempo que tarda la Luna en llegar a la misma posición con respecto al Sol (período sinódico), con respecto a las estrellas (período sidéreo) y del apogeo,esto es, el punto en que la Luna está más alejado de la Tierra, y el perigeo, punto en que la Luna está más cerca de la Tierra. Gracias a los cálculos realizados por los babilonios y a antiguas observaciones de eclipses lunares, consiguió unas estimaciones muy notables: por ejemplo, consideró que el mes sinódico medio constaba de 29 días, 12 horas, 44 minutos y 2,5 segundos, algo menos de un segundo del valor actual estimado.
    El descubrimiento que he considerado más importante e interesante de su obra es la precisión de los equinoccios que probablemente lo hizo mientras trabajaba en su teoría del Sol y la duración del año.
    Este fenómeno se debe al lento cambio de dirección del eje de rotación de la Tierra. En efecto, descubrió que, en su movimiento anual, el Sol tarda un poco más en volver al mismo punto del zodíaco (año sideral), que en volver al ecuador de una primavera a la siguiente (año solar). Hiparco explicó correctamente este fenómeno, diciendo que se debía a un desplazamiento anual de los puntos equinocciales, esto es, los puntos en los que la eclíptica y el ecuador intersecan. La estimó en 46’’ (frente a los 50,26’’ en que se calcula en la actualidad).
    Tampoco podría pasar por alto su medida de la duración de las estaciones, manteniendo al Sol en un movimiento circular y uniforme, pero desviando el centro del círculo en un punto imaginario, diferente a la posición de la Tierra.

  5. JuanMS

    Pablo Rodríguez Serrano: curioso el vídeo del congreso de terraplanistas. Está bien que trate de entenderlos y no vaya con el objetivo de ridiculizarlos. El vídeo de quantum fracture es ya un clásico.

    Carlos García Blanco: Aristarco bien se merece ser recordado aquí. Y en efecto, desgraciadamente no nos han llegado sus descubrimientos más que a través de las menciones de otros autores.

    Anoy Chowdhury Kamrun, me ha gustado tu alegato filosófico. En efecto, el pragmatismo como filosofía fue defendido por William James a finales del siglo XIX y también por C.S. Peirce (este era científico/ingeniero, pero es muy difícil de leer, mientras que James es una lectura deliciosa). Tú presentas el instrumentalismo de los astrónomos como un antecedente del pragmatismo, y en cierto modo se puede considerar así. Y ya puestos a hacer historia: el enlace entre el instrumentalismo de los astrónomos de la época de Copérnico y el pragmatismo de W. James y compañía sería un físico que influyó mucho en Einstein: Ernst Mach.

    El punto interesante es que la gente suele entender la ciencia de un modo dogmático en vez de como un conjunto de explicaciones que nos proporcionan las mejores directrices para actuar en el mundo físico, predecirlo y controlarlo, con la mayor amplitud de aplicación y un mínimo de complicación. Se intenta resolver un problema de máximos y mínimos cognitivo. Que luego creas que la solución que por ahora has encontrado a ese problema te dice cómo es el mundo en realidad es ya una creencia filosófica, que los pragmatistas no aceptan y que otras escuelas filosóficas sí. Pero la divulgación científica casi nunca lo presenta así. Una de las cosas que he querido con este curso es contrarrestar esa divulgación, presentando la ciencia como fue y no como se reconstruye a posteriori para que quede bonita…

    Sergio Rodríguez Vidal, impresionante la precisión de las observaciones de Hiparco. Estaría bien que hubieras explicado más cómo identificó el apogeo y perigeo de la Luna (supongo que por el tamaños aparente), y que hubieras puesto la bibliografía. Ah, y un detalle: es “precesión” y no “precisión” de los equinoccios 😉

  6. CARLOS VIGIL GONZALEZ

    Durante los temas que hemos ido viendo hemos aprendido que la observación pre-telescopios a ojo desnudo fue muy relevante y llevó a muchos descubrimientos. Este concepto es difícil de ver con la perspectiva actual, ya que si hoy en día nos asomamos a ver el cielo nocturno desde nuestra ventana apenas veremos nada. Eso se debe principalmente a la contaminación lumínica presente en las grandes urbes como Madrid, la cual es capaz de verse a cientos de km de distancia. Esto ha llevado a que los grandes observatorios que dependen de telescopios ópticos se construyan en lugares donde dicha contaminación sea lo más inexistente posible. Por ejemplo en España tenemos observatorios en lugares elevados de gran altitud como Sierra Nevada o las Islas Canarias o en lugares de menor población (lo que implica menor contaminación lumínica) como Guadalajara, Teruel o Soria.
    El siguiente paso a la hora de la observación celeste llegó con el lanzamiento de Observatorios Espaciales: telescopios que observan distintos rangos dentro del espectro de las ondas electromagnéticas y que como su nombre indica se encuentran en el espacio. Éstos permiten registrar fenómenos que son invisibles al ojo humano y combinando todas sus mediciones se pueden observar eventos que nos permiten acercarnos un poco más a desentrañar los misterios del espacio.

    Referencias:
    http://www.ccborobia.com/
    http://www.telescopios.org/
    https://es.wikipedia.org/wiki/Observatorio_espacial

    • CARLOS VIGIL GONZALEZ

      Perdón por el comentario duplicado, no se me publicó en el tema 6 e intenté publicarlo aquí de nuevo. Ambos comentarios son el mismo, disculpas por los problemas acarreados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s