Tema 4: El mundo según Aristóteles

Una pista para animar a los comentarios: he aquí cómo no era el mundo según Aristóteles:

Este grabado ha sido usado en infinidad de ocasiones para ridiculizar la visión de mundo medieval (y por ende, aristotélica, pues a partir del siglo XIII toda la Europa instruida es aristotélica). Pero no es una obra medieval (hay un interesante artículo de la Wikipedia sobre este grabado y uno más amplio en inglés).

Como el mito de la tierra plana, el grabado data del siglo XIX (apareció por primera vez que se sepa, en las obras de divulgación astronómica de Camille Flammerion), y como ese mito, se sigue presentando falsamente como una visión medieval en muchas obras de divulgación científica. La más notoria de los últimos años es sin duda la nueva versión de Cosmos, ahora presentada por Neil deGrasse Tyson. Aquí hay un artículo del siempre recomendable Francisco Villatoro sobre este tema.

[Actualización, 18/03/2020] Algunos posts del blog que tienen que ver con este tema:

Mirando al cielo desde Ávila (V): Un salto al cosmos de Aristóteles

La flecha de Aristóteles y el órgano sensorial de Dios

Los cuatro temperamentos… y las mujeres

¿No será usted aristotélico sin saberlo? (y II)

¿No será usted aristotélico sin saberlo? (I)

Aristóteles y el manga (etcétera)

  1. Miguel Iglesias Alcázar

    Las cuatro causas de Aristóteles.
    Durante la clase sobre Aristóteles, me llamó bastante la atención el tema de las cuatro causas. Quizás porque es un tema algo más filosófico y siempre me he sentido atraído por esa disciplina. Por ello he decidido investigar más sobre el tema.

    Las “cuatro causas” son unas definiciones sobre el fenómeno causa-efecto pertenecientes al pensamiento aristotélico. Intentan dar respuesta al por qué de algo más que responder a cuál es la causa de ese algo. De hecho, el filósofo griego no usaba la palabra “causa” como tal, si no que esta se está usando como resultado de una traducción no del todo precisa. Aristóteles usaba palabras más cercanas a las actuales “cuestión” o “explicación”.

    Las cuatro causas de Aristóteles son las siguientes:
    Causa material
    Aristóteles considera la causa material de un objeto como el material del que está construido. La materia es un elemento pasivo, pero no por ello menos importante para dar explicación al por qué de la existencia de un objeto, ya que es la base que recibe la forma y la que está expuesta a todo tipo de cambios.

    Causa formal
    Aristóteles describe la causa formal como aquella estructura o patrón que, estando presente, convierte una materia en un ser particular reconocible por lo que solo existe en potencia. Esta causa trata de responder a la pregunta: “¿Qué es?”. En cuanto a los cuatro elementos de la naturaleza según el filósofo: agua, aire, tierra y fuego, su causa formal coincide con la material.

    Causa eficiente
    Aristóteles define la “causa eficiente” o motriz como aquello que causa un movimiento o cambio. Más concretamente, se refiere a esta causa como aquello que produce el cambio necesario para forma dicho objeto que se quiere definir.

    Causa final
    La causa final según Aristóteles es aquello por lo que se hace algo, su finalidad. Esta es una definición controvertida en la ciencia moderna, esto se debe a la concepción teleológica de Aristóteles sobre la naturaleza. Aristóteles reconoce que se pueden explicar los procesos naturales por causalidad, añade que, en la naturaleza, la causa formal y final son una misma cosa.
    Según Aristóteles no todo tiene una causa final, por ejemplo, los eventos fortuitos carecen de ella, de aquí se puede deducir que todo lo que tiene un fin o causa final no es azaroso. Si se estudia la naturaleza se descubre que todo en ella tiene una causa final por lo que nada es fortuito y en palabras del filósofo: “Y el final, por el bien de lo que se ha construido o ha llegado a ser, pertenece a lo que es bello”.

    Si tomamos como ejemplo una mesa, su causa material es la madera de la que está hecha la mesa. En cuanto a la causa formal de la mesa, es la propia mesa como concepto, la forma que tiene la mesa que hace que sea distinguible como mesa. La causa eficiente de la mesa es la persona que creó la mesa, el ser que hizo posible la existencia de dicha mesa. La causa final de una mesa es la de soportar objetos o cualquier otro uso que se le pueda dar.

  2. Brandon Solo

    Otro ejemplo de como seguimos siendo aristotélicos

    La encuesta que nos hizo sobre el valor de la aceleración de un balón lanzado verticalmente hacia arriba me recordó a mi propia experiencia personal al aprender que dos objetos de distinta masa soltados a la misma altura caerían al suelo a la misma vez, pues el aristotélico en mí tenía la intuición de que aquel objeto con más masa caería más deprisa y por lo tanto llegaría al suelo antes (en otras palabras, supuse que la velocidad de un objeto es inversamente proporcional a su masa cuando la misma fuerza, la de atracción de la Tierra, es aplicada —> F_g/m ∝ v). En verdad, la única razón por la que dos objetos caen en tiempos distintos es por la ausencia de la resistencia del aire.

    Los entrevistados en un vídeo de Veritasium (uno de los vídeos vinculados abajo), que parecen ser todos estudiantes universitarios, reconocieron su instinto de decir lo mismo que yo. Sin embargo, todos dijeron la respuesta correcta de que ambos caerían a la misma vez, y no porque lo habían razonado, sino que era lo que habían aprendido en clases de física, donde les dijeron que «todos los objetos sobre la superficie de la Tierra sufren la misma aceleración de 9.8 m/s/s».

    Ahora bien, cuando el entrevistador les hace más preguntas sobre el fenómeno, algunos dicen errores tales como que «ambos caen con la misma velocidad constante» o que «la fuerza que actúa sobre ambos balones es el mismo». Lo correcto sería que «ambos caen con la misma velocidad en cada instante, pero la velocidad cambia, pues ambos sufren la misma aceleración durante todo el trayecto», y «la aceleración de ambos balones es el mismo, pero la fuerza es mayor sobre el balón de mayor peso».

    Supongo que la primera correción es fácil de entender, especialmente dado que para que un objeto pase de velocidad 0 a una velocidad mayor, necesariamente tiene que haber aceleración. Sin embargo, incluso mientras que escribo este comentario me es difícil de aceptar por completo la segunda correción, diciendo que la aceleración sobre ambos balones es el mismo mientras que la fuerza es distinta. Quizás es un problema del vocabulario usado, pero instinctivamente y erróneamente equivalgo fuerza y aceleración, haciendo que suene contradictorio que ambas no actúen igualmente en la misma situación. Me ha hecho concluir que soy aún más aristotélico de lo que pensaba.


  3. Fernando Torrejón Martín

    Para ampliar la vista del mundo según la filosofía aristotélica es imprescindible presentar el concepto de sustancia, que responde a la pregunta de por qué las cosas son lo que son. Para simplificar la explicación de la sustancia, vamos a utilizar al ser humano como ejemplo para intentar averiguar qué lo determina como tal.

    En primera parte, podríamos decir que es la materia que lo compone, pero claramente los distintos componentes físicos y químicos del ser humano no pueden determinarlo ya que no tendrían forma o comportamiento humano.

    La forma, la idea de un humano podría ser la cuestión buscada, pero al imaginar un hombre no podríamos afirmar que lo hemos creado, por lo que la idea de humano por sí sola no es lo mismo que un humano en sí.

    Es entonces cuando aparece el concepto de sustancia (ousia), la cosa en sí misma, que hace a algo ser lo que es. La sustancia tiene muchas definiciones, pero para resumir utilizaremos el ejemplo de un martillo. Lo que hace que un martillo sea un martillo es su capacidad de martillear, por lo que mientras que este mantenga su capacidad de martillear, seguirá siendo un martillo, y las posibles variaciones que cumplen con la sustancia son los denominados accidentes.

    La sustancia, por lo tanto, debe permanecer invariable a través de los cambios, una vez algo pierde su sustancia, deja de ser lo que es.

    Bibliografía:
    https://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoblog/johergon/2013/05/09/conceptos-fundamentales-de-aristoteles/#:~:text=Para%20Arist%C3%B3teles%20la%20sustancia%20es,sido%20condenado%20a%20muerte%2C%20etc.
    https://www.webdianoia.com/aristoteles/aristoteles_meta_3.htm

  4. ALEJANDRO PÉREZ AGUADO

    Según Aristóteles, y como hemos visto en clase, todo el planeta está compuesto por 4 elementos:

    • La tierra, que forman la mayor parte de las rocas y los metales, propuesto por Jenófanes.
    • El fuego, asociado a la energía, propuesto por Heráclito.
    • El aire, compuesto por los gases y los vapores, propuesto por Anaxímenes.
    • El agua, presente en mares, lagos y ríos, propuesto por Tales de Mileto.

    Las afinidades y oposiciones básicas que gobiernan el universo aristotélico son los cuatro contrarios: caliente, frio, húmedo y seco, y la combinación de ellos forman los 4 elementos mencionados. En la siguiente ilustración se observa un diagrama muy simple sobre como la combinación de los cuatro contrarios forman los 4 elementos:

    https://th.bing.com/th/id/OIP.gKJMKHfOLHcmVJsn3o5vRwHaGe?pid=ImgDet&rs=1

    Cada ser o elemento de este mundo se compone de la presencia y/o ausencia de algunos de estos 4 elementos en distintas cantidades. Sin embargo, estos elementos componían todos los elementos terrestres, pero no los que se encontraban en el Universo. A raíz de esta instancia surge la duda de, ¿entonces lo que se encuentra fuera de la Tierra de que se compone según Aristóteles?

    Aristóteles incluyo un quinto elemento para responder esta duda: el éter, también conocido como quintaesencia. Este elemento formaba la materia de los cuerpos celestiales, lo que Aristóteles denominaba como mundo supralunar (el mundo sublunar, conocido comúnmente como la Tierra, es la que estaba formada por los 4 elementos: fuego, tierra, aire y agua). Es el elemento que llena la región del cosmos por encima de la esfera terrestre. Acorde a la hipótesis de Aristóteles, el Universo no se encontraba vacío, ya que esta sustancia rellenaba todo ese espacio, siendo definido por Aristóteles como “el espacio entre los cuerpos celestiales”.

    Repasando brevemente el concepto del éter en la historia, en la mitología griega el éter era una sustancia brillante y liviana que respiraban los dioses para separarlos del aire que respiraban los mortales. En las ciencias ocultas, el éter era el alma del mundo y toda la vida conocida emanaba de este. Era conocido como la energía de la que el ser humano estaba hecho y conectado. Sin embargo, para Aristóteles el éter era una substancia divina e indestructible situada en el Universo que formaban las estrellas, el sol y otros cuerpos celestiales. No tenía un peso, por lo que flotaba en el aire, y su lugar natural era en el Universo.

    El éter se utilizaba, desde la antigüedad, como elemento culpable de generar fenómenos naturales que no se pudiesen explicar, por lo que Aristóteles no fue el primero en mencionarlo, pero sí fue quien confirmo que era un elemento para explicar los elementos exteriores al planeta.

    Sin embargo, y con el desarrollo de la ciencia, la existencia de este quinto elemento fue refutaba en numerosas ocasionas mediante diversos descubrimientos en el mundo de la ciencia. Un ejemplo popular fue la teoría de la luz propuesta por Isaac Newton, donde tras varias discusiones con Cristian Huygens que apoyaba la idea de que la luz se propagaba como onda por el medio conocido como éter, Newton replicaba que como se podía explicar el éter si este no se podía percibir. Finalmente su teoría de que la luz era un torrente de partículas tomo fuerza, desmintiendo la existencia del éter. Numerosos casos similares sucedieron a lo largo de la historia, donde cada vez era menos creíble la existencia del éter.

    Actualmente la existencia del éter como elemento divino ya ha sido completamente refutada y desmentida, no dejando lugar a dudas de que este quinto elemento no existe (a diferencia de los otros 4 elementos que sí existen), pero resulta curioso pensar en como explicaban en el pasado todo lo que no podía explicar con elementos divinos como es, en este caso, el denominado éter. Aristóteles llegaba a deducciones racionales sobre el éter a partir de premisas básicas que se apoyaban en evidencias, pese a que en el futuro dichas deducciones acabaron siendo erróneas.

    Si tenéis más curiosidad sobre este quinto elemento, y como lo explicaba Aristóteles, en el siguiente enlace podéis encontrar un video correspondiente a la sesión de la física de Aristóteles de “Los padres de la ciencia”. En el se explica en más detalle y de manera clara el lugar que ocupaba el éter en el sistema cosmológico, y como Aristóteles llegó a la conclusión de la existencia del mismo mediante los movimientos de los astros:

    Bibliografía:

    Haz clic para acceder a P%C3%A1ginas%20desdeIdeasCiencia%20Capitulo04.pdf

    https://vademedium.wordpress.com/2018/07/15/eter-el-quinto-elemento/#:~:text=Para%20Arist%C3%B3teles%20el%20%C3%A9ter%20era%20el%20elemento%20material,cuatro%20y%20su%20movimiento%20natural%20es%20circular%2C%20
    https://www.anaminecan.com/post/aristoteles-el-eter

  5. ALEJANDRO ZURDO BERTOLIN

    He entrado al tema 4 del blog y leyendo los posts que tienen que ver con el tema me ha llamado la curiosidad el post ´´Los cuatro temperamentos… y las mujeres´´. Ya me llamó la atención en clase la manera en la que Aristóteles se basó en la teoría de los cuatro humores para explicar él, la teoría de los cuatro contrarios. Así que, tras ello, he decidido investigar un poco más acerca de la teoría de los cuatro humores.
    Esta teoría también llamada humorismo fue expuesta por Hipócrates y aunque más tarde fue ampliada por Galeno, esta hipótesis fue utilizada hasta el siglo XVII. Hipócrates defendía que el cuerpo humano estaba compuesto por cuatro sustancias básicas y muy contrarias, a las que denominaba humores, ´´humor´´ originalmente significaba ´´fluido corporal´´. Las cuatro sustancias básicas eran: sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema. Por lo que Hipócrates como podemos observar, no se centro en el estudio de los humores visto desde el campo psicológico como uno puede pensar a priori, sino en el estudio de lo que antes eran los humores, es decir, el ámbito médico.
    Para Hipócrates, una persona sana, era aquella que tenía un equilibrio entre estas cuatro sustancias básicas. Y una persona con enfermedades o discapacidades, era aquella que sufría de un déficit o exceso de alguna de las sustancias. Quería compartir una pequeña reflexión que he tomado investigando acerca de este tema, en mi opinión, Hipócrates entendía el cuerpo humano como una ecuación, si la suma de las cuatro sustancias estaba dentro de un rango, eras una persona sana y sino, sufrías alguna enfermedad. Y realmente, no distaba tanto de la realidad, el cuerpo humano está compuesto por miles de variables, y si es cierto que tener déficit o exceso en alguna de ellas, puede llevar a tener enfermedades.

    Por último, quería hablar también acerca de las aportaciones de Galeno de Pérgamo unos 200 años después. Basándose en la teoría de Hipócrates, Galeno desarrolló la teoría de la personalidad, en la que estipulaba que los cuatro fluidos corporales (humores) y las emociones de las personas estaban estrechamente relacionadas. De esta manera, el humor predominante en el cuerpo mostraría un tipo de personalidad u otro.
    – Persona sanguínea (sangre): Una persona alegre, optimista, con seguridad y egoísta.
    – Persona flemática (flema): Una persona amable, fría, racional, lenta y tímida.
    – Persona colérica (bilis amarilla): Una persona fogosa, energética y apasionada.
    – Persona melancólica (bilis negra): Una persona poética, triste, temerosa y deprimida
    Galeno, para curar estos desequilibrios que tenían algunas personas recomendaba dieta y ejercicio. Aunque en casos extremos purgas y sangrías. Por ejemplo, una persona con exceso de sangre se le practicaba una sangría para eliminar el exceso y buscar el equilibrio.

    BIBLIOGRAFIA:
    https://www.fundacionindex.com/gomeres/?p=1990
    https://www.guioteca.com/psicologia-y-tendencias/teoria-de-los-4-temperamentos-asi-definio-las-personalidades-galeno-cual-eres-tu/

  6. Pedro del Moral Galán

    Aristóteles y el primer motor inmóvil.
    Como hemos visto en anteriores comentarios del blog, Aristóteles define un principio de causalidad, que no será infinito y que tiene un comienzo; por tanto, en la causa motriz, podemos decir que todos los movimientos son causados por algo en movimiento también. Toda la sustancia material (perteneciente al mundo sublunar) está sujeta a cambios, se puede corromper y crear, se mueve. La primera explicación del movimiento del mundo sublunar la encontramos en otra región del universo como es el mundo supralunar, donde están los astros en las llamadas esferas celestes y que no está formada por sustancia material según Aristóteles, sino que está formada de éter, como se ha explicado en el comentario de mi compañero Alejandro. Este éter es eterno, no se corrompe, ya que Aristóteles observó que los astros se mueven continuamente, que parecen no cambiar, que tienen movimientos fijos y predictibles, lo que es distinto a los objetos del mundo sublunar. Aristóteles llega a especular con que la causa del movimiento y del cambio de nuestro mundo proviene de los astros (lo que no estaba tan lejos de la realidad puesto que la vida en la Tierra depende de la energía solar); sin embargo, aún así no tenemos una explicación para el movimiento de estos astros, y es aquí cuando Aristóteles incluye un tercer tipo de sustancia que no es ni éter ni sustancia material.
    El tercer tipo de sustancia es lo que Aristóteles denomina Primer Motor inmóvil, que mueve sin ser movido. Con esta tercera sustancia evitamos la cadena infinita del principio de causalidad antes mencionado, ya que si cualquier movimiento tiene su origen en algo que lo ha movido y que también está en movimiento, si alargamos esta cadena infinitamente hacia atrás llegaríamos a un absurdo. Este primer motor mueve sin ser movido con un acto completamente puro, no material, que permite el movimiento de todas las cosas sin necesitar que otra cosa lo mueva a él anteriormente. Este primer motor también es eterno y movería las cosas como causa final; es decir, como una motivación o fin específico, al cual todas las cosas se ven atraídas e intentan imitar. Aristóteles llega nombrar a este primer motor como «dios», aunque es importante remarcar que es un dios muy diferente al dios cristiano o al que estamos acostumbrados a pensar en nuestro tiempo. Este dios no es creador, no se preocupa por los demás seres, es un dios que solo piensa en sí mismo. Se trata de un dios filosófico y no de una deidad como el que pensamos habitualmente.
    En un breve resumen, podemos decir que el primer motor es la causa final del movimiento, que mueve todo lo que se mueve sin moverse el mismo «como el amante mueve al amado»; es decir, como un objeto de deseo.
    Para finalizar, como curiosidad, es importante mencionar que aunque esta idea parezca en nuestro tiempo «absurda» o poco inteligente; la idea del primer motor se ha usado en filosofía durante mucho tiempo. Por ejemplo, Santo Tomás de Aquino combinó esta idea con el cristianismo y la usó como demostración de la existencia del dios cristiano con el mismo razonamiento del principio de causalidad, e incluso en el Siglo XVII, Hegel vuelve a rescatar la idea del primer motor para reinterpretarla desde un punto de vista idealista.

  7. JuanMS

    Miguel Iglesias Alcázar: Buena idea profundizar en las “cuatro causas” de Aristóteles, que yo sólo pude mencionar brevemente. Una pequeña duda me surge con los fenómenos fortuitos: primero dices que no tienen causa final, pero enseguida añades que todo tiene causa final y por tanto nada hay fortuito. Entiendo entonces que Aristóteles se planteaba la existencia de eventos fortuitos sólo hipotéticamente. Pero me surge la duda entonces de si era determinista: ¿cómo consideraba la libertad humana?

    Brandon Solo: como siempre, muy bueno el vídeo de Veritasium. Yo creo que es difícil entender a fondo que a=F/m y que si F y m aumentan en la misma proporción tenemos la misma aceleración. Es difícil porque es un concepto basado en proporciones, y porque requiere que la fuerza sea exactamente proporcional a la masa. Einstein reflexionó mucho sobre esto y señaló que en realidad hay, o debería haber, dos masas, la inercial (que aparece en la 2ª ley de Newton, F=ma) y la gravitatoria (que aparecer en la ley de la gravitación universal). Que todos los cuerpos caigan con la misma aceleración es una consecuencia de que ambas son iguales, pero eso parece una increíble coincidencia si no hay una razón más profunda para ello. Y de esta idea es de dónde sale su teoría de la gravitación, lo que llamó Relatividad General.

    Fernando Torrejón Martín: En efecto, el concepto de sustancia es fundamental en Aristóteles, y como apenas lo hemos mencionado es buena idea traerlo aquí. Echo de menos que lo relaciones con los cuatro elementos, porque en el uso actual de la palabra, “sustancia” se refiere casi siempre a algo material y parece que se confundiría con el elemento del que está hecho un objeto, pero para Aristóteles no es así, como queda claro en el ejemplo del martillo.

    Alejandro Pérez Aguado: De acuerdo en líneas generales con tu explicación sobre el éter; es interesante además seguir la evolución del concepto, que no es únicamente aristotélico. Un par de matices:

    * Es discutibles si los otros elementos (tierra, fuego, etc) “sí que existen”: lo que entendía Aristóteles por tierra, fuego, etc, era muy distinto de lo que entendemos ahora (y desde luego no los entendemos como “elementos”).
    * Habría venido bien que explicaras un poco por qué sabemos que el éter no existe. Es una historia muy interesante, te pongo aquí un enlace a un artículo que escribí hace unos años y que cuenta eso y unas cuantas cosas más, de interés para ingenieros: https://www.e-medida.es/numero-9/el-interferometro-de-michelson-de-la-relatividad-especial-al-escandalo-volkswagen/

    Alejandro Zurdo Bertolín: Viene bien recordar, como haces en tu comentario, el origen de la palabra “humor”, que, como tantas cosas, viene de la antigua Grecia y ha llegado a nosotros por Aristóteles. Como señalas, la idea de que la salud se puede definir por el valor de unas determinadas variables, de modo que estás sano si están dentro de un cierto rango, es una idea que sigue perfectamente vigente (se usa en los análisis clínicos, donde para cada variable analizada viene el rango de normalidad). Aristóteles (y antes Hipócrates) añadían la idea de que los valores correctos corresponden a un equilibrio entre tendencias (humores en su caso) opuestas, lo que también tiene sentido biológicamente aunque no tenga una traducción tan clara en términos cuantitativos.

    • JuanMS

      Pedro del Moral: Buena resumen sobre las diferentes sustancias en Aristóteles (aunque no sé si es correcto del todo considerar sustancia al motor inmóvil; en todo caso, está bien explicado)

  8. Carlos Fernández-Yáñez Arce

    Hace unas clases estuvimos viendo un poco el mundo de Aristóteles y en primer lugar me pareció interesante como Aristóteles clasificaba los elementos que componen el universo. En principio según él, los cuatro elementos eran la tierra, el agua, el cielo y por último el fuego. Únicamente cuatro elementos que en combinación de distintas maneras podían formar cualquier cosa que conocemos.

    Me parece curioso que el fuego está asociado a una llama roja y brillante que claramente uno percibe cuando la ve y sin embargo, según bien dice Aristóteles, no se trataba de una llama roja sino transparente, un fuego muy puro y que por lo tanto no era perceptible.

    Gracias a estos cuatro elementos Aristóteles era capaz de explicar el movimiento del universo tratándose este de una reacción en cadena. En primer lugar tenemos el motor inmóvil el cual movía al fuego, que a su vez movía al aire produciendo viento y así dando una explicación lógica a su movimiento, después el aire movía el agua produciendo así las olas y las corrientes y finalmente se suponía que el agua movería a la tierra pero al estar fija al centro del universo esta no se movía.

    Una vez visto el movimiento, me pareció curioso hacerse la pregunta de, ¿por qué únicamente 4 elementos? Aristóteles da varias respuestas a esta pregunta. En primer lugar, el primer concepto que sostiene es que necesariamente debe de haber más de un elemento pero ninguno de ellos puede ser infinito en cantidad ya que acabaría cancelando a aquel elemento finito. Entonces esta primera razón para explicar la finitud de los elementos se encuentra centrada en el equilibrio. Véase, no puede existir más elemento agua ya que por lógica terminaría con el elemento fuego.

    La siguiente respuesta va relacionada con este equilibrio. Como hemos visto, estos elementos conforman el movimiento del universo entonces si con el anterior ejemplo, el agua acabase con el fuego lo que sucedería sería que todo se frenaría dando lugar al caos. Es por ello que es imprescindible en el modelo de la física de Aristóteles que haya un equilibrio entre elementos.

    Otra respuesta que he encontrado que da a esta pregunta es debido a su manera de entender el cuerpo. Para él, es un compuesto de elementos el cual se extiende en todas direcciones. Con esta definición siguiendo la lógica, los elementos no pueden ser infinitos ya que por lo tanto el cuerpo se extendería de manera infinita y no tendría sentido.

    Me gustaría finalmente comentar la paradoja de la flecha la cual nos mencionaste en clase que podría ser de nuestro interés y asimismo está relacionada con el movimiento. Esta paradoja fue propuesta por Zenón, un filósofo de la antigua Grecia, y trata sobre pensar en el movimiento de una flecha. Lo que él plantea es que en cada instante de tiempo, la flecha no se mueve hacia donde no está porque está inmóvil. Entonces si el tiempo está compuesto por muchos instantes, el movimiento de la flecha no tiene sentido porque es inmóvil en todos y cada uno de los microinstantes. El pensamiento de Aristóteles respecto a esta paradoja es que ya que ninguna magnitud puede ser indivisible, no puede existir por lo tanto un instante ya que este no tiene longitud, «el tiempo no se compone de nodos indivisibles”. Es de esta manera como da lógica al movimiento.

    Video interesante sobre la paradoja de la flecha: https://youtu.be/fGG29C-C0Q8

    Bibliografía:
    https://www.anaminecan.com/post/arist%C3%B3teles-los-cuatro-elementos
    https://es.wikipedia.org/wiki/Paradojas_de_Zen%C3%B3n#Arist%C3%B3teles

  9. Mónica Ocaña Bastante

    Una cosa importante para entender a Aristóteles y su visión del mundo es su teleología, que además choca directamente contra el mecanicismo de otro filósofo griego anterior a él, Demócrito; y con nuestra visión actual derivaba de Descartes. Para Aristóteles, para definir cualquier fenómeno u objeto se debían definir sus cuatro causas. Estás eran:
    -Causa material (de lo que está hecho)
    -Causa eficiente (sus características, lo que es. Color, textura…)
    -Causa formal (lo que lo hace cambiar o existir)
    -Causa final (para lo que es, su fin)
    Esta última causa es lo que le ha traído mucha polémica y es lo que choca contra el mecanicismo, incluso lo que ha hecho que algunos lo ridiculicen. Estas ridiculizaciones se vienen por creer que el objeto o efecto sabe lo que está haciendo o para qué, como si tuviera conciencia. Por ejemplo, que la semilla quiere volverse árbol y lo sabe conscientemente.
    Esto se viene también porque actualmente, la visión mecano-mecánica del mundo lo que quiere es “Dominar” el mundo. Controlarlo, saber que hace, situarlo… Mientras que Aristóteles y otros filósofos querían Entender el mundo. Y por ello, le daban un papel más central, más activo y mucho menos pasivo.
    Con estas cuatro causas mencionadas se puede explicar y definir cualquier cosa, incluso las cuánticas. No nos permiten hacer increíbles cálculos, pero si entender lo que está pasando.
    Un vídeo que explica todo esto muy bien y muestra ambos lados (tanto el aristotélico-tomista como el mecano-mecánico) es el que pongo a continuación:

    Lo recomiendo muchísimo. Este hombre explica tan bien que me hizo darme cuenta que si me gusta la filosofía, que lo que no me gusta es como la enseñan en el bachillerato. Tiene toda una serie dedicada a Aristóteles y las muchas cosas que hizo. Entre ellas, resolver el problema del cambio (un filósofo llamado Parménides había dicho que no existía debido a una paradoja), que había llevado a pasar de filósofos monistas (el mundo se crea de una sola sustancia/arjé) a los pluralistas (varios arjés).
    Dejo también el vídeo que explica tanto el problema del cambio como la solución que da Aristóteles, logrando así parar la lucha filosófica entre si solo existe cambio o no existe cambio alguno.

    Esto lo resolvió con su tesis del acto y la potencia, proponiendo más adelante su famoso motor inmóvil que es acto puro. Es este motor inmóvil del que Tomás de Aquino sacó inspiración para sus cinco vías.

  10. danielashertruzmanohayon

    Los cuatro contrarios y los cuatro elementos de Aristóteles.

    En la clase en la que se hablo sobre la idea que tenía Aristóteles de los elementos me llamo mucho la atención cómo las preguntas que se hacía Aristóteles (384 a. C – 322 a. C) se siguen haciendo hoy en día. ¿de qué está hecho el Universo?

    En su búsqueda de la respuesta a esta pregunta, Aristóteles observando se encuentra que todo lo que existe en la tierra, tiene un elemento y que este, se basa en 2 variables, cuan caliente o frio esta, y si esta seco o húmedo. Fuera de la tierra el elemento es el éter.
    Caliente Frío
    Seco Fuego Tierra

    Húmedo Aire Agua

    Aunque hoy hemos pasado de tener 5 elementos a 118 elementos (en la tabla periódica), los conceptos de separar los “elementos” según su temperatura y humedad es una idea que aun hoy está siendo percibida como correcta. Basándonos, en que los fundamentos de Aristóteles se fundamentan en la observación, podemos pensar que Aristóteles, aunque se refería a los elementos de la naturaleza, en realidad se estaba refiriendo a estados de la materia.

    El concepto de calor y frio, explica como se van a comportar las moléculas de un objeto definiendo su estado, a mayor calor, mayor movimiento y por lo tanto mayor dificultad de establecimiento de las moléculas, por ello, Aristóteles situaba el aire en el calor y la tierra y el agua en el frio (porque estas últimas las veía unidas). Hoy también situamos el aire (gas) como el estado de mayor temperatura, seguido del agua (líquido) y la tierra (solido).

    Pero el fuego, ¿tiene alguna similitud con algún pensamiento de la actualidad? Observando la siguiente imagen, Aristóteles sitúa el agua y el fuego como contrarios, podemos pensar que el concepto que tenía Aristóteles sobre el fuego es que era el elemento más inestable (lo que hoy es símil de mayor energía). Antes he mencionado que conocemos 3 estados de la materia, y el más energético (caliente) es el gas, pero ¿Qué pasa si calentamos el gas?, obtenemos el cuarto elemento, el plasma.

    https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fwww.educ.ar%2Fdinamico%2FUnidadHtml__get__82e53fe4-e654-49b6-a831-44690922d415%2F107620%2Findex.html&psig=AOvVaw1-hyPsLwf–S1FRMTCuon6&ust=1651225458465000&source=images&cd=vfe&ved=0CAwQjRxqFwoTCOCSmqq8tvcCFQAAAAAdAAAAABAJ

    Básicamente, se podría decir que los conceptos que Aristóteles tenia de como esta hecho el universo no eran del todo erróneos y se acercaban bastante a los conceptos que tenemos en la actualidad. El quinto elemento de Aristóteles, el éter, ha tenido muchas actualizaciones durante la historia hasta llegar a Hendrik Lorentz, por lo que es un elemento más complicado de explicar.

    Evidentemente no todos los pensadores estaban de acuerdo con este modelo y existía otro pensamiento, el de los filósofos atomistas, que se ve explicado en el siguiente enlace. https://encyclopaedia.herdereditorial.com/wiki/Atomismo

    Daniel Asher Truzman Ohayon, 100475161

  11. JuanMS

    Carlos Fernández-Yáñez Arce: He editado tu comentario para que se vea la figura, que como sabes a estas alturas, es una de mis favoritas. Entiendo lo que quieres decir con “reacción en cadena” pero no es el término adecuado, aquí se trata simplemente de que el movimiento se va transmitiendo gradualmente desde la periferia al centro. Has olvidado también todas las esferas entre el motor inmóvil y la esfera del fuego. Las razones que mencionas para que haya varios elementos y sean 4 son en ocasiones un poco confusas, por ejemplo, en la 1ª deberías haber dicho que “ninguno de ellos puede ser infinito en cantidad ya que acabaría cancelando a su elemento opuesto, si éste fuera finito”.
    La paradoja de la flecha de Zenón es muy interesante y es cierto que Aristóteles dio una explicación (no del todo lograda) para resolverla, pero es un problema distinto del que hemos contado en clase, que ser refería a cuál era el motor que movía la flecha cuando ésta está en el aire.

    Mónica Ocaña Bastante: Creo que has intercambiado los paréntesis entre Causa formal y Causa eficiente (que sería “lo que la hace cambiar o existir”). Por lo demás, de acuerdo con tu comentario, y gracias por los vídeos; no los he podido ver enteros pero seguramente lo haga cuando tengo más tiempo. Coincido contigo: están muy bien, y hacen ver la filosofía cóo realmente es: fascinante.

    Daniel Asher Truzman Ohayon: ¿Hasta qué punto podemos interpretar los elementos (terrestres) de Aristóteles como estados de la materia? Es una pregunta interesante y las razones que das son sugerentes, pero no cuadran con su idea básica de que los objetos del mundo sublunar están hechos de mezclas, en distinta proporción, de los 4 elementos, porque las cosas no pueden estar en una mezcla de estados (en parte líquido y en parte sólido, por ejemplo).

  12. DIEGO IGLESIAS BAONZA

    Hace unas cuantas clases, tratamos en clase a Aristóteles, profundizando sobre todo en sus aportes a la ciencia, más concretamente a la física. Tras esta clase comencé a indagar un poco sobre sus aportaciones en otros campos y me llamó la atención la cantidad de grandes descubrimientos y avances que hemos alcanzado gracias a él. Sus aportaciones en el campo de la educación fueron de los que más curiosidad me causaron.
    Aristóteles planteó que la genética, la educación y los hábitos son factores que influyen enormemente en la formación durante el desarrollo personal. Tanto Platón como él, dieron gran importancia al juego. Para Platón, el juego servía de instrumento a los niños para prepararlos para la vida adulta, además observó que el proceso de transmisión de valores y socialización está muy ligado al juego. Aristóteles, por su parte, señala la importancia de que los niños se habitúen a hacer, en forma de juego, aquellas tareas que deberán realizar en su vida adulta. También describe el juego como una “recompensa” al trabajo y lo asocia con el placer. Además, afirma que el juego tiene una gran importancia en el desarrollo de los niños tanto a nivel físico como a nivel intelectual en las primeras etapas de formación.
    Por otra parte, dividió el periodo de aprendizaje en 5 etapas:
    -Primeros años de vida (infancia): se forman los hábitos.
    -Hasta los 5 años: se desarrollan bien los hábitos.
    -De los 5 a los 7 años: se consolidan del todo los hábitos.
    -Desde los 7 años hasta la pubertad: es el periodo de educación pública, decía que se debían impartían asignaturas como escritura, actividad física, dibujo, lectura y música.
    -Después de la pubertad: en este periodo tiene lugar la educación liberal, impartida en Liceos, con asignaturas más enfocadas a una determinada rama, como las matemáticas, lógica, metafísica y música.
    Podemos observar que la música es la única asignatura que Aristóteles veía como imprescindible en las dos últimas etapas, esto demuestra el valor que le otorgaba. La historia ha ido dándole la razón, siendo una herramienta imprescindible en la historia de la ciencia. Por ejemplo, como hemos visto en clase con Galileo, que gracias a la música pudo idear un mecanismo para medir el tiempo de caída de una bola en un plano inclinado.

    Bibliografía:
    -El juego infantil y su metodología (libro)
    https://blog.posgrados.ibero.mx/aportaciones-de-aristoteles/
    https://www.eumed.net/rev/cccss/2016/01/historia.html
    https://ihistoriarte.com/pequehistoria/aristoteles-y-la-educacion/#:~:text=Fue%20capaz%20de%20plantear%20que,formaci%C3%B3n%20durante%20el%20desarrollo%20personal.&text=Tambi%C3%A9n%20valor%C3%B3%20la%20importancia%20del,sus%20primeras%20etapas%20de%20formaci%C3%B3n.
    https://unate.org/instituciones-educativas/que-aporto-aristoteles-a-la-educacion-fisica.html

  13. JuanMS

    Diego Iglesias Baonza: La verdad es que Aristóteles fue un genio universal que hizo aportaciones en todos los campos del saber. Y en el caso concreto de la educación, mi opinión personal es que estaríamos mejor si volviéramos a sus ideas en lugar de hacer caso a tantos pedagogos contemporáneos que no han dado clase en su vida 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s