Categoría: Vídeos

This is the way to explain it

Eso es lo que dice hacia  el final del vídeo Burkard Polster, un profesor de matemáticas australiano, más conocido en Youtube como Mathologer, y creo que tiene razón. Su explicación de la identidad de Euler (por qué e^{i \pi}=-1) es un prodigio: el mejor vídeo de matemáticas que he visto nunca.

(está en inglés, pero pueden activarse subtítulos en español)

Historia de la ciencia: ¿es posible ser pop sin ser whig?

No es frecuente tener una hora entera libre para ver una charla sobre historia de la ciencia, pero tal circunstancia es quizá un poco menos improbable en vacaciones… Así que les dejo para el mes de agosto el vídeo de la conferencia que di hace ya seis meses en la Universidad de Navarra: Historia de la ciencia: ¿es posible ser pop sin ser whig?

¿Qué significan esas palabrejas? Bueno, si ven el vídeo lo entenderán…

¡Felices vacaciones!

Potencias de diez

Posiblemente el mejor vídeo científico de la historia: “Potencias de diez”. Aquí lo tienen:

[Actualización: aquí está en español. Hay un pequeño desfase entre el audio y la imagen, pero se sigue bien]

Como todas las obras maestras, esta no se creó por casualidad. Tuvieron que confluir un gran físico, Philip Morrison, y dos magos del diseño, Ray y Charles Eames, para crear este clásico que, por poner sólo un dato, tiene artículo en la Wikipedia en diez idiomas. Desde 1977 se ha inventado casi todo en materia de efectos especiales, pero no creo que se pueda superar la elegancia intemporal de estos 9 minutos.

Durante mucho tiempo Potencias de Diez no se podía encontrar en Youtube, por problemas de copyright. Quizá ahora se hayan solucionado, porque (gracias a un comentario de Jorge Redondo, aquí) he descubierto un canal con películas de los Eames, muchas de divulgación científica. Toda una experiencia.

Nota: Hay también un libro magnífico, de Philip Morrison, basado en el vídeo. Por desgracia está descatalogado en español y sólo se encuentra (caro) de segunda mano. En inglés sí puede conseguirse fácilmente.

 

El bochornoso caso del clérigo saudí

¿Se han enterado ustedes del caso del clérigo saudí que niega el movimiento de la Tierra? Veánlo aquí:

Las redes sociales se han puesto al rojo con las burlas y los sarcasmos. Mientras escribo esto, hay ya varios miles de tuits con el hashtag #cleric_rejects_rotation_of_Earth. Realmente bochornoso: un caso lamentable de necedad y fanatismo.

Pero no me refiero al pobre clérigo. Hablo de los tuiteros. 😉

Reírse de la ignorancia ajena nunca es un gesto elegante. Y menos cuando lo que se hace es poner al descubierto la propia. El clérigo argumentaba, los tuiteros se burlan o insultan.

¿Qué pruebas tenemos de que la Tierra se mueve? La inmensa mayoría no sabrían responder. Lo sé porque he hecho la pregunta a mucha gente.

*

Pero vayamos por partes. Podemos reducir el razonamiento del clérigo a esto: yo puedo ir de Arabia a China en un avión, viajando hacia el este. Pero si la Tierra girase en torno a su eje, el suelo se movería muy deprisa hacia el este bajo el avión, y éste nunca daría alcance a China.

No es un argumento en absoluto despreciable:

  1. Para empezar, el saudí sabe que la Tierra es redonda, sabe que si se moviera giraría hacia el este (muchos de mis alumnos no tienen claro esto) y sabe que lo haría a más velocidad que un avión. En efecto, los 40.000 km del ecuador divididos entre 24 horas dan 1666 km/h.
  2. Números aparte, este argumento fue planteado por algunos de los más grandes sabios de la historia. Aristóteles y Ptolomeo dijeron algo parecido, aunque lógicamente hablaban de pájaros y no de aviones:

Si la Tierra efectuara su colosal revolución en tan corto periodo de tiempo, los cuerpos que no estuvieran apoyados sobre su superficie parecerían tener el mismo movimiento pero en sentido contrario, con lo que ni las nubes, ni ningún animal volador o cuerpo arrojado al aire daría la sensación de dirigirse hacia el este, pues la Tierra siempre les precedería en tal dirección.

Son palabras de Ptolomeo citadas por T.S. Kuhn en su estupendo libro La revolución copernicana (que recomiendo a todos los tuiteros)

Llegados a este punto, ¿sabría el lector explicar qué falla en el argumento? Como aquí no estamos en Twitter, quiero hacerle pensar, así que dejo la respuesta para el próximo post

¡Alcachofa!

¡Alcachofa! podría ser un insulto, una maldición del capitán Haddock, pero no. No hablamos de Tintín sino de Artichoke, un grupo de rock que me ha descubierto Sergio García, nuestro anfitrión en SER Henares.

Sergio buscaba una sintonía para “De Tales a Newton” en la radio y me propuso esta canción, una divertida biografía del genio de Cambridge:

(la letra, en inglés, al final del post) Yo la acepté encantado, y ahora pueden oírla en los últimos programas emitidos. Pero los Alcahofa no cantan sólo a Newton: tienen nada menos que un disco doble con 26 canciones dedicadas a 26 científicos… ¡de la A a la Z! (de la paleontóloga Mary Anning al filósofo del movimiento, Zenón).

Todo un tour de force, pero no el único: también se han atrevido a hacer un disco de versiones acústicas y pastorales de los Sex Pistols (nada menos):

En fin, que en este blog ¡alcachofa! será, de ahora en adelante, un piropo 🙂

Sigue leyendo

El experimento de Galileo, a lo grande

Seguro que usted sabe cual es el “experimento de Galileo”. Y si tiene dudas, Google se lo aclará: se trata del experimento de caída libre, en el que demostró, al dejar caer un objeto pesado y otro ligero desde la torre inclinada de Pisa, que llegan a la vez al suelo.

El problema de este experimento, probablemente el más famoso de la historia, es que no se hizo: es una leyenda. Pero como ya hemos contado aquí la verdadera historia de Galileo y la torre de Pisa, podemos ahorrarnos explicaciones, quejas y lamentaciones (sobre el penoso estado de la divulgación científica, que tan poco respeto tiene por la verdad, etc, etc) y disfrutar con el experimento, hecho por fin de verdad.

Para que la cosa funcione, y realmente un objeto pesado caiga a la vez que uno ligero, hay que eliminar la resistencia del aire. Y para que sea apreciable, ya que las cosas caen muy deprisa (20 metros en 2 segundos si no hay rozamiento), la caída tiene que ser muy grande. Pero ¿cómo conseguir hacer vacío en un volumen tan enorme?

Hay un lugar donde puede hacerse: en la cámara de vacío más grande del mundo, la que tiene la NASA en la Space Power Facility en Ohio. Con 37 metros de altura, podemos conseguir una buena caída (la mítica Torre de Pisa tiene 56 m). Allí se ha ido Brian Cox, de la BBC, y esto es lo que ha ocurrido…(está en inglés, pero se entiende muy bien lo que pasa)

Esto es hacer las cosas a lo grande.

Pero este vídeo no nos enseña sólo que Galileo tenía razón. Igual de evidente resulta que su presunto “experimento” nunca pudo realizarse: faltaba mucho para construir la Space Power Facility.

(Gracias a Víctor, que me pasó el vídeo)

Audios y vídeos para el verano

También este blog se va a ir de vacaciones en agosto, pero De Tales a Newton sigue ahí, y no sólo en papel sino tambien en vídeo y en audio. Les presento:

De momento los canales son más bien arroyos de poco caudal, pero ya irán creciendo. Los enlaces están abajo a la derecha: stay tuned, que dicen por ahí. Ah, y felices vacaciones…

No es esto, no es esto

José Ortega y Gasset fue un activo impulsor de la República, en la que veía la solución para muchos de los males endémicos de España. Por fin en abril de 1931 cayó la monarquía y se instauró el nuevo régimen. Pero resultó ser muy distinto de la República que quería Ortega. Ya en septiembre de 1931, publicó un artículo que se hizo célebre, y que se cerraba con estas palabras: “no es esto, no es esto”.

Pues bien: salvando las (enormes) distancias, donde pone Ortega pónganme a mí, y donde pone República pongan Divulgación Científica. Y ahora vean esta actuación que ha recibido el premio Famelab de monólogos científicos, entregado nada menos que por la Princesa de Asturias:

No es esto, no es esto.

Lo único que me consuela es que, por muy mal que esté la divulgación científica, no puede acabar tan mal como la 2ª República.

*

Actualización: Como era de esperar, esta es la divulgación que encanta a los medios: “Un biólogo con gracia que hace reír a Letizia”, dice El Mundo