Mirando al cielo desde Ávila (II): La bóveda celeste

En el post anterior nos entretuvimos hablando de las constelaciones, pero tenemos que retomar un punto importante: el movimiento de las estrellas.

El movimiento de las estrellas: la bóveda celeste

Decíamos que las estrellas giran en torno a la Estrella Polar. Es un giro muy ordenado: siempre en sentido contrario a las agujas del reloj, de manera que en un tiempo determinado, todas han girado el mismo ángulo; y en particular, completan una vuelta todas a la vez. Se veía en este vídeo, pero lo podemos resumir en esta imagen:

El cielo nocturno tal como se ve con una exposición larga, de aproximadamente una hora. Las estrellas más alejadas de la Polar describen arcos más largos, pero el ángulo que han barrido siembre es el mismo.

Las estrellas más alejadas del centro describen un arco mayor, de manera que el ángulo que giran es el mismo, y todas tardan lo mismo en dar una vuelta. Eso no tenía por qué ser así: si imaginamos una rotonda de varios carriles, y un coche en cada carril, todos por ejemplo a 30 km/h, no tardaran lo mismo en dar una vuelta completa: el de fuera tardará más, se quedará retrasado, porque tiene que recorrer un camino más largo.

Eso no pasa con las estrellas: todas tardan exactamente lo mismo en dar una vuelta (¡y precisamente por eso las constelaciones no se desdibujan!). Para eso tienen que sincronizar sus velocidades de una manera muy precisa, lo cual sería casi milagroso… salvo en un caso: que estuvieran todas unidas a un objeto sólido.

Unas estrellas fosforescentes pegadas en el interior de un paraguas son un modelo sencillo de la bóveda celeste. El eje del la bóveda es el palo del paraguas.

Unas estrellas fosforescentes pegadas en el interior de un paraguas son un modelo sencillo de la bóveda celeste. El eje del la bóveda es el palo del paraguas.

Es lo que ocurre en el paraguas de la foto si lo damos vueltas: todas las estrellas giran siempre el mismo ángulo, no hay nada milagroso porque lo que gira es el paraguas y arrastra consigo a las estrellas. Eso es lo que pensaron los griegos, sólo que, claro está, no se imaginaron las estrellas como luces pegadas a un paraguas, sino a una gigantesca bóveda rotatoria, la bóveda celeste, y cuyo eje no es el palo del paraguas sino la línea que va desde nosotros a la estrella Polar (cuyo nombre viene precisamente del griego polos, que significa “eje” o “poste”)

La bóveda celeste aparece ya en las obras de Homero, hacia el siglo VIII antes de Cristo, y probablemente imaginaba que era sólida, porque en varios pasajes la compara con el hierro o el bronce.

Esta manera de girar de la bóveda celeste tiene algunos efectos interesantes. Por ejemplo, hay dos clases de estrellas. Las que están más cerca de la Polar nunca quedan por debajo del horizonte. Es lo que pasa por ejemplo con la Osa Mayor y la Osa Menor. Se llaman estrellas circumpolares y se ven todas las noches del año. Los egipcios las llamaban “aquellas que no conocen la destrucción” y por eso situaron en los cielos del norte al país de la vida eterna.

Las estrellas circumpolares, las más cercanas a las estrellas polar, se ven durante toda la noche por encima del horizonte.

Las estrellas que están más lejos de la Polar acaban “poniéndose” y “saliendo”. ¿Por dónde salen y por dónde se ponen? Si miramos hacia la Polar (Norte), como giran en sentido opuesto a las agujas del reloj, saldrán por el Este y se pondrán por el Oeste (más o menos).

El Sol: el día y la noche

Ahora bien, esto nos suena. Hay un cuerpo celeste que se mueve por el cielo, y sale por el Este y se pone por el Oeste: el Sol. Resulta que el Sol también gira en torno a la Polar (no es tan fácil de ver como con las estrellas, porque cuando se ve el Sol no se ve la Polar, pero aunque no la veamos, sabemos dónde está…) Si además girase a la misma velocidad que las estrellas, ¡podríamos explicar su movimiento igual! Simplemente, iría también pegado a la bóveda celeste, como ellas.

Pero si dejamos pasar un día, vemos que las estrellas vuelven a la misma posición, así que en un día giraran una vuelta… ¡como el Sol!

Esto es todo un descubrimiento: podemos explicar el día y la noche simplemente suponiendo que el Sol y las estrellas están fijos a una bóveda celeste, sólida, que gira en torno a un eje que pasa por la Estrella Polar (y por supuesto por nosotros). Esta es ya una concepción más científica que la de Homero, que identificaba al Sol con el Titán Hiperión y no dejaba nada claro qué ocurría con él por la noche, cuando al ponerse, se sumergía en el Océano. Ahora ya sabemos que por la noche el Sol sigue ahí, sólo que está debajo de la Tierra y por eso no lo vemos. Esto nos obliga a concebir la bóveda más bien como una esfera hueca, que tiene la mitad por encima de la Tierra y la mitad por debajo. La Tierra, por supuesto, seguimos pensando que es plana, porque ¿por qué iba a ser de otra manera?

La esfera celeste rodeando a una Tierra plana. Las estrellas como S1 y S2 son circumpolares y no se ponen nunca; S3 sale exactamente por el este y se pone exactamente por el oeste, mientras que S4 queda siempre por debajo del horizonte.

La esfera celeste rodeando a una Tierra plana. Las estrellas como S1 y S2 son circumpolares y no se ponen nunca; S3 sale exactamente por el este y se pone exactamente por el oeste, mientras que S4 queda siempre por debajo del horizonte.

Fijándonos sólo en los movimientos del Sol y las estrellas hemos llegado nada menos que a un modelo del universo: una Tierra plana en el medio de una esfera hueca rotatoria, la Esfera Celeste, donde están fijos el Sol y las estrellas. Sin embargo, pronto vamos a tener que complicar este esquema tan sencillo. Y la razón es que las estrellas que se ven no son siempre las mismas: cambian en el tiempo y en el espacio.

Qué significa esto lo veremos en el próximo post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s